Tabasco

En una esquina de la Colonia Roma Norte, a pocos pasos de la Avenida Álvaro Obregón y la Plaza Río de Janeiro, se encuentra el edificio Tabasco 189. Esta zona de la Ciudad de México se caracteriza por la abundancia de áreas verdes y banquetas anchas, que han favorecido, sobre todo en los últimos años, el incremento de comercios como cafeterías, restaurantes y galerías. Esto, junto con los procesos de rehabilitación de edificios antiguos, ha hecho que la población joven vuelva a habitar el barrio, impulsando nuevas maneras de vivir la colonia a través de la activación del espacio público, el uso de la bicicleta y la regeneración del tejido urbano, lo que ha convertido la Colonia Roma en una de las zonas más importantes y activas de la Ciudad.

La estrategia de diseño parte del análisis de la configuración actual del edificio, en la cual se identifican los elementos estructurales principales, los patios y áreas para la iluminación de los ambientes y los elementos estéticos que dan valor a la edificación. A partir de este análisis se determina mantener la estructura principal en su totalidad y “limpiar” de aquellos elementos que no son absolutamente necesarios, dejando libre todo el espacio disponible y buscando la adaptación de la planta a los nuevos usos. En esta acción de limpiar se eliminaron los cerramientos de fachada, liberando las losas y dejando que la intervención arquitectónica sobre el edificio se revele a través de una fachada ligera, transparente y completamente renovada. En el nivel de planta baja se ubican los locales comerciales, los cuales pueden tener diversas configuraciones que les permiten adaptarse a comercios y actividades de diferentes tipos. En este nivel se ubica también la recepción y el control de acceso de los huéspedes. El patio central, delimitado por las circulaciones horizontales y la escalera de caracol existente, abarca todos los niveles y se hace evidente a través de una gran abertura hacia la fachada de la calle Tabasco. En la planta baja el patio se convierte en un paseo interior comercial mientras que, en los demás niveles, es un espacio de comunicación visual a la vez que asegura iluminación, ventilación y privacidad a los pasillos de circulación. La situación prominente de la esquina se aprovecha para crear un edificio con un alto valor de reconocimiento a nivel de peatón y desde las calles inmediatas. La esquina del edificio, generada por la intersección de dos calles, y el pancupé existente en planta baja, requerían un gesto arquitectónico que resolviera el encuentro de las dos fachadas, una vez liberadas de los cerramientos sólidos.

Se introduce un trazo curvo en el cristal que da unidad al edificio, suaviza su regularidad geométrica y nos permite finalmente entenderlo con una sola mirada. El límite de las fachadas exteriores establece una relación nueva con su entorno; las losas se adelantan al mismo paño del balcón existente y generan terrazas continuas para todas las habitaciones asegurando protección del sol y del ruido y mayor privacidad; los cristales, protegidos por las losas, pasan enfrente de los elementos estructurales, buscando la misma continuidad para el nuevo perfil del edificio. Destacan como único elemento de remate los barandales metálicos de líneas ligeras.

 

Roma Norte, Ciudad de México, 2020

3,211.78 m2

 

 

Guaymas

El edificio existente de cinco niveles está ubicado en frente de la Plaza Morelia en el céntrico barrio de la Roma Norte. La pequeña plaza arbolada está rodeada por calles animadas y concurridas. Al mismo tiempo la plaza queda resguardada de las cercanas vialidades traficadas, de tal suerte que las calles adyacentes al edificio gozan de una privilegiada tranquilidad.

El edificio existente de los años sesenta contrasta por su austeridad con el entorno lleno de color.

Claramente influenciada por el lenguaje arquitectónico de su tiempo, la fachada está recubierta por superficies lisas de colores sobrios. Es solo después de una mirada más atenta que las cualidades del edificio se hacen evidentes, las proporciones de las dos fachadas principales hacia las calles Guaymas y Cerrada de Guaymas están perfectamente moduladas con un diseño inesperadamente contemporáneo. La intervención conferirá al edificio residencial una apariencia fresca y renovada. La modulación de las ventanas se conservará, a excepción de la franja superior del ultimo nivel que será ampliada. La simple elegancia del diseño exterior será valorizada por una nueva materialidad y la intervención será inmediatamente visible para el visitante: un nuevo frente conformado por una sutil malla metálica colocada frente al paramento existente correrá a lo largo de toda la planta baja.

El nuevo programa del edificio refleja el actual: la planta baja de uso público, cinco niveles de departamentos y una terraza semi pública en el nivel de azotea.

La entrada al edificio, con su característica marquesina, se complementa con un atractivo programa para los inquilinos: un pequeño café, un gimnasio y un business center a los cuales se podrá acceder directamente desde el vestíbulo principal.

La configuración del edificio existente se caracteriza por una clara lógica constructiva. Una escalera en el límite suroeste da acceso a los departamentos distribuidos a lo largo de un pasillo. La planta tipo de forma regular, se desarrolla alrededor de dos patios interiores. El rediseño de las plantas se ha enfocado en el redimensionamiento de los departamentos existentes y en la creación de diversas áreas de estar de uso común.

La nueva interpretación del edificio se enfoca sobre la circulación vertical y horizontal, incluyendo los patios interiores que anteriormente eran espacios oscuros y poco atractivos. Un alto volumen de vidrio modulado con una ligera estructura metálica contiene un elevador y un núcleo de escaleras que conecta todos los niveles. La torre vertical, ligera y transparente, brinda mucha luz a los pasillos. La alternancia de áreas de estar, pasillos, patios llenos de vegetación y unos puentes ligeros volando sobre ellos, sorprende el visitante que llega al piso de los departamentos. En cada nivel el recorrido de las circulaciones horizontales es distinto provocando que el camino hacía cada departamento sea único.

Una parte del pasillo pertenece al edificio existente, otra parte conduce directamente a los puentes suspendidos que cruzan los patios. El nuevo sistema de circulación permite un acomodo flexible y eficiente de departamentos de menor tamaño.

Los nuevos departamentos se caracterizan por una distribución abierta. Las variaciones ocurren esencialmente por la orientación. Los departamentos se dividen en dos tipologías: los que se abren hacía las fachadas principales a norte y a oriente, y los que se abren hacía los patios interiores. Para asegurar la mayor iluminación posible, los patios están delimitados por tres fachadas totalmente acristaladas. Una sucesión de superficies transparentes y translucidas asegura la privacidad necesaria.

Las paredes interiores de los departamentos se disuelven provocando que el patio se perciba como una extensión de los espacios habitables inundados de luz.

La nueva piel de los patios está diseñada con el mismo lenguaje arquitectónico de la fachada de la planta baja y de la torre de escaleras. Vidrio y una sutil malla de metal, siguiendo una modulación reticular, se extienden hasta el techo. Los patios están cubiertos con una pérgola estructurada según un patrón diagonal. La pérgola está ubicada sobre el techo del edificio y ofrece protección tanto de la lluvia como del sol. La pérgola es una pieza dinámica y elegante que dialoga con los demás elementos de la intervención. Con su ligereza y transparencia lo nuevo se integra sin esfuerzo con lo existente mientras este permanece claramente legible.

El nuevo interior del edificio se caracteriza por vistas profundas y remates que generan sorpresa a través de la sucesión de espacios interiores y exteriores que favorecen el encuentro entre los habitantes.

 

Colonia Roma Norte, Ciudad de México, 2020

2,969.40 m2

General Prim

Este proyecto ubicado en la Ciudad de México, consiste en la intervención de una casa catalogada de principios de 1900 situada entre Paseo de la Reforma y el centro histórico de la ciudad.

La intervención consiste en la renovación de la casa y la adecuación de un nuevo programa de usos mixtos dentro de la estructura existente; la planta baja está destinada a comercio y diferentes usos que dan servicio a esta zona de la ciudad. Los dos siguientes niveles albergan departamentos de 1 a 3 recámaras y la azotea promueve zonas de esparcimiento para los usuarios.

Esta propiedad ha sido intervenida en varias ocasiones: La nueva propuesta busca rescatar los valores principales de una casa catalogada con dichas características a través de una intervención sutil que a su vez contrasta visual y espacialmente y mejora el funcionamiento de la propiedad en general, así como del nuevo programa que alberga.

La propuesta se encuentra catalogada en 4 diferentes secciones que facilitan su lectura y los trabajos por realizar, buscando ser muy específica en su intervención, aspirando un resultado de unidad y congruencia entre todas sus partes.

  1. RESTAURACIÓN. Rescatar las características y valores principales de una construcción de esta época.
  2. Eliminar y sustituir los elementos arquitectónicos resultado de numerosas intervenciones que carecen de sentido y congruencia con el edificio original y que no corresponden con la introducción del nuevo programa y propuesta.
  3. INTERVENCIÓN. Adecuación puntual y sutil que resuelve a través de un solo gesto tanto las circulaciones horizontales y verticales del edificio como su refuerzo estructural y acomodo del nuevo programa.
  4. Adecuación del espacio existente para los nuevos usos comerciales y residenciales de la propiedad.

 

La nueva intervención saca provecho de la fachada – rica en composición – y de su ubicación en esquina para generar un doble acceso. La disposición de la casa alrededor de un patio central da lugar al punto de partida de la propuesta.

Enfocados en introducir este nuevo programa en la edificación existente, la atención de la propuesta se enfoca principalmente en las circulaciones verticales y horizontales para mejorar así el funcionamiento y permitir la introducción del nuevo programa en la estructura existente.

La nueva propuesta propone borrar y reemplazar los elementos de intervenciones posteriores a la estructura original (Principalmente estructurales) para de esta manera agrandar el patio central generando un vacío de mayor escala dentro del proyecto.

Cuatro muros de concreto de 30 cm de espesor reemplazan a la crujía central de la estructura original y dan lugar – a través de corredores perimetrales de distintos anchos – a la conexión de ambos accesos y escaleras, dejando en correcto funcionamiento las circulaciones horizontales y verticales del edificio. Este gesto permite el acceso independiente a cada una de las 28 unidades de vivienda y separa de manera franca los usos privados y públicos del conjunto. Estos muros permiten que la nueva propuesta sea estructuralmente independiente y al mismo tiempo refuerzan a la preexistencia.

Siete pilares programados (con circulaciones, patios y servicios) adyacentes al patio central permiten elevar un tercer nivel y una gran cubierta de concreto en la azotea que da lugar a los servicios y áreas de esparcimiento de los usuarios.

La materialidad de la propuesta en concreto rojizo busca dar calidez y contraste a la intervención y al mismo tiempo ser el material portante que permite así la introducción del nuevo programa dentro de la estructura existente.

 

Colonia Juárez, Ciudad de México, 2020

2,199.62 m2